jueves, 28 de febrero de 2013

Desconocida


Como una farola oriental de mística apariencia
con un fuego sensual de perenne flama
oculto en la corrección de perfecta dama
en derredor suyo todo incendia.

Y cual una polilla nocturna
vuelo atraído por sus luceros:
Cegándome cuando me acerco a ellos
Extrañándoles cuando falta la luna.

Aún sabiendo que su afecto esta muerto
no le atemoriza tanto a mi cuerpo
la posibilidad de morir entre sus llamas,
como las ansias de arrojarme a ellas.

(Revolcándo cosas viejas encontré este poema que escribí hace siete años... hay que ver cómo pasa el tiempo, que ya ni recuerdo por qué lo escribí...).

Comparte esta entrada

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada